"traductor"

domingo, 9 de junio de 2013

Nuestra nueva casa:


Ya casi hace un mes desde que nos mudamos a Malmö desde Estocolmo, pero no empezamos a vivir en el nuevo piso hasta hace 10 días, la chica que nos la alquilaba, no se iba hasta el 28 a Londres a vivir con su pareja. Justo nos mudamos dos días antes de entrar en mi nuevo trabajo, así que la mudanza ha sido un poco loca.

Este fin de semana me lo han dado libre en el nuevo restaurante donde estoy llevando  las tapas, el restaurante se llama S.O.T, quiere decir: Steak Och Tapas, en español quiere decir: filetes y tapas, difícil de traducir, he tenido que ayudarme con el google translate, pero el itranslate, no traduce steak como filete, si no dice que significa “BISTEC” normal es una palabra 100 x 100 de origen español (manda huevos).

La página web es: www.steakochtapas.se, es el segundo local montado por los hermanos Vollmer, bastante famosos en Suecia por su restaurante con el mismo nombre “VOLLMERS”: http://vollmers.nu/  número 35 en los mejores restaurantes de toda Suecia y número  1 en Malmö según su chef, numero 5 según tripadvisor y numero 2 según los habitantes de la ciudad. Pues como les va muy bien a los hermanos, están expandiéndose montando otros y acaba de abrir este, donde yo estaré encargado de las tapas, gracias a mi procedencia. Pero bueno esta entrada no va sobre mi nuevo trabajo, si no por mi nueva casa, así que pongámonos manos en la masa…



Mi nuevo palacete de verano, porque se encuentra a 5 minutos de la playa (si en Suecia hay playas y si se puede uno bañar sin morir congelado, eso si los leones marinos y los pingüinos te dejan). En el barrio de “VÄSTRA HAMNEN”, significa puerto oeste, eran los antiguos artilleros de la ciudad y ahora es el barrio rico, la zona mas reciente y donde se encuentra el “TORSO GIRADO” de Santiago Calatrava.


 
 

 
 
Son 60 metros cuadrados de casa, en un bajo y con una terraza perfecta para tomar el sol, según dice Karin. Lo bueno de la terraza es que nos dejan hacer barbacoas y ya me he comprado una nueva.





La casa tiene una sola habitación, un cuarto de baño y el salón unido a la cocina. Toda amueblada y en una zona espectacular, la verdad que estamos muy contentos y todo gracias a Karin, fue la que estuvo buscando piso mientras yo trabajaba en Estocolmo, no paro hasta que la encontró y buscar piso aquí no es nada fácil.







 

domingo, 26 de mayo de 2013

Un restaurante peculiar...


No he estado haciendo mis deberes últimamente, escribo en el blog cuando me viene en gana o tengo tiempo y últimamente es poco, tuve toda la mudanza y a los dos días me fui a España para estar con la familia dos semanas y se me han acumulado las entradas, había una que es de la que voy a hablar hoy y quizás de las ultimas que escribiré sobre Estocolmo, ya que no vivo mas allí.

Un día antes de coger carretera y manta, cuando ya sabía que me iba para Sevilla y no iba a estar en mi octavo aniversario con Karin el día 6 de mayo (lo escribo aquí y si se me olvida ya se dónde mirarlo),quise invitarla a un buen restaurante, llevaba tiempo escuchando sobre este pequeño local, donde su dueño se había hecho famoso por hacer todo a la parrilla y no usar ningún tipo de electricidad o gas para cocinar, el mismo ha diseñado sus parrillas y sus hornos de leña. Intentamos reservar antes pero era imposible, siempre estaba todo lleno.
 
Tan peculiar establecimiento, recibe el nombre de: EKSTEDT, su página web es: http://www.ekstedt.nu/ y se encuentra situado en la calle Humlegårdsgatan 17, su cocinero y dueño se llama Niklas ekstedt y es famoso en toda Suecia por su originalidad en el uso de las parrillas a la leña, cocina todo tipo de alimentos  y recetas, ayudado solo del calor de la leña y nada de carbón.



Para encontrarlo, no es nada complicado está muy cerca del centro de la ciudad y pegado a su mercado de comida más famoso de Estocolmo: Östermalms Saluhall, del que ya escribí una entrada hace tiempo. Una vez llegas al local, te encuentras con unos grandes ventanales, donde puedes ver todo lo que hay en su interior, hasta su impresionante cocina. Ese día hacia bastante frio, normalmente en los locales y restaurantes de Suecia, tienen dos puertas de entrada, para así evitar que entre el frio en el establecimiento. Abrimos la primera entramos y cerramos la puerta y cuando la camarera que nos vio nos abrió la segunda, nos abofeteo un aroma a leña de lo mas embriagador. El local era muy pequeño, conté unas 35 mesas no más, muy pegadas entre ellas, gran fallo por que podías casi comer con el vecino.


Nos sentamos y nos ofrecieron una copa de champagne cada uno, era una noche especial y aceptamos, gran error, el alcohol aquí no es nada barato, nos crujieron 15 euros por copa. Eso sí era un buen espumoso y la copa estaba muy bien servida y no supe de la clavada hasta que no me trajeron la dolorosa.


 

 
El menú era simple, tenías dos opciones: el menú de tres platos o el de cinco. Elegimos el largo sin dudarlo, soy chef y tengo que probarlo todo. Antes de empezar, nos pusieron un plato de pizarra con dos pequeños frascos de conservas y unos yorkshire puddings para acompañar, el primero llevaba una especie de pate hecho con mollejas de pato e hierbas y el otro manteca de jabalí con sus trocitos de carne. Pero lo bueno vino después, mientras esperábamos al primero de los platos, nos pusieron una piedra de sal negra y una cesta de pan a la leña. Sobre la piedra nos pusieron un pegote de mantequilla hecha a mano, de un color amarillo poco usual en las mantequillas de supermercado. Resulta que esa tontería fue lo mejor de toda la comida y mira que todos los platos estaban perfectos y exquisitos, pero esa mantequilla elaborada a mano con un pan de leña calentito: “DAME PAN Y LLAMAME TONTO”, repetimos tres veces.


 
El primer entrante fue: cangrejo real ahumado, aguacate y puré de almendras crudas. Iba presentado en la cascara de su pata. Mi novia lo devoro, le encanto.

 
 
 
 


El siguiente fue un pescado en su espina, las carnes o pescados siempre te lo ponían aparte y delante de ti te daban el plato con la guarnición. Para el pescado blanco, lo acompaño con un puré de cebollas caramelizadas al horno y una pasta de setas ahumadas, de colofón una seta colmenilla a la parrilla, son carísimas y difíciles de encontrar.

 


Después del pescado, llego un plato que a mí me encanto, la guarnición era un Porridge de maíz dulce y granos del mismo tostados. La presentación de como vino la carne, me llamo mucho la atención, nos trageron una sarten de hierro con un montón de heno quemándose dentro, veías como se movía y sus cenizas salían volando. El camarero nos dijo de meter el tenedor y coger la carne, darles unos golpecitos y comerlo con las gachas de maíz. Eran mollejas de ternero joven, eran pura mantequilla y el heno quemado le daba un sabor difícil de explicar, pero las mejores mollejas que me he tomado en mi vida.

 



Para acabar con los platos fuertes, acabamos con la carne de las costillitas del cordero, deshuesado y unas salchichas del mismo animal con chili. La guarnición fue más floja para este último plato: un puré de tomates cherrys ahumados durante 2 días en el horno de leña, ese tomate eran uvas pasas y un caramelo de tomate, este último me llamo la atención, porque sabía a dulce de leche con tomate, rarísimo

 
 
 


Para terminar, tomamos una torrija de ruibarbo, flambeada delante de ti, con un helado de leche de cabra salada, si salada. De los mejores helados que he tomado, cuando te lo metías en la boca, primero notabas el toque salado y luego era dulce y cremoso yo les pedí otra terrina que una era poco.

 
 


Eso fue todo el menú, de precio no fue barato, es un restaurante con una estrella Michelin, pero calidad precio estuvo mas que aceptable. Nos encantó y volveríamos sin dudarlo, cuando cambiara de menú.

sábado, 25 de mayo de 2013

Yo y mis inventos...


Aunque ya han pasado varias semanas desde que deje el trabajo en el aeropuerto, cogí todas mis cosas las metí en una furgoneta y me dirigí dirección Malmö junto a mi pareja, para así comenzar una nueva aventura, aun me sigo acordando como si fuera ayer (tampoco ha pasado tanto tiempo), de cuando trabajaba en arlanda elaborando cientos de sándwiches y ensaladas día tras día. Yo llevaba la cocina caliente, lo cual era más divertido, pero eran hacer hamburguesas, albóndigas, filetes y alguna que otra cosa más.

Sé que parece un trabajo aburrido y de poco nivel, para lo que estoy acostumbrado, pero nunca había trabajado en cocina de este tipo antes y tenia mucha curiosidad por ver su logística, entender como se organizan y con que proveedores y materia prima trabajan, para conseguir día tras día, llenar un aeropuerto entero de alimentos de diferentes calidades para su venta o consumo. Su sistema de trabajo es muy parecido al funcionamiento de un McDonald o Burger King, pero a mayor escala, la cocina donde yo trabajaba distribuye a 5 restaurantes y 4 tiendas, mas la cocina caliente, que servía platos desde las 11 hasta las 20 horas.

Para poder hacer esto cada día, debes disponer de una buena cocina y cámaras frigoríficas, para poder guardar tanta materia prima y un personal formado, que sepa perfectamente que hacer y cómo hacerlo sin dudar, cada producto, herramienta, maquinaria debe estar en su sitio siempre y colocarlo de nuevo allí después de usarlo, para así evitar perder el tiempo buscándolo, es más parecido a una fábrica que a una cocina. Lo único que variaba cada día, eran el número de pedidos, cada sándwich, ensalada de frutas, zumo o bollería, tenía su hora del día para producirlo y nunca se cambia el sistema, al no ser que cambie el menú.

Mi rutina diaria de por la mañana, era la siguiente: llegaba a las 7 a.m. y revisaba que mi partida estuviera lista, que no me faltara nada en las cámaras y que tuviera todo lo del menú listo, después encendía la plancha, freidora y horno. Cuando tenía todo listo y no tenia mas que hacer en mi partida, ayudaba a mis compañeros de la cocina fría (los sándwich-machine) les llamaba yo, solo hacían eso.


Para que ellos puedan producir rápido y sin pausas, en la cámara de verduras, debe de haber entre 3 a 4 cajas de verduras ya cortadas y listas para poner en los bocatas, como: tomates, pepino, pimientos y cebollas cortadas en láminas, limones y tomates cortados en gajos o los malditos tomates cherry cortados a la mitad. Para ello, todas las mañanas alguien debía dedicarse a esta tarea lo más rápido posible, para así no perder tiempo, casi siempre me tocaba a mi. No era problema porque siempre había una máquina para cada corte. Para el tomate en láminas teníamos la guillotina, para el pepino la mandolina, hasta para los huevos duros teníamos la guitarra otros le llaman a esa máquina arpa.




 Pero para los tomates cherry no teníamos nada, sabéis el coñazo que era cortar uno por uno cada tomatito, hasta llenar tres cajas de dichosa verdura. Harto de pasarme horas cortando como un gilipollas, me dio por inventar. Me di cuenta de que en el baño maría, había un separador metálico en forma de U, lo cogí y le puse dos topes de papel en cada extremo, debajo coloque papel mojado para dejar fija la barra de metal y en el hueco coloque en fila los tomates, como ya no podían escaparse a ningún lugar, con el cuchillo de sierra podía perfectamente cortarlos de un golpe. En vez de ir uno por uno, iba de 10 en 10. Claro yo empecé a usar mi invento, siempre que me tocaba esa tarea, hasta que me vio mi jefe y se me quedo mirando, no entendía que estaba haciendo hasta que se lo explique y él lo probo, le encanto, no sabía porque a nadie antes se le había ocurrido. Desde ese día siempre usaban el palo del baño maría como cortador de los tomates cherry. Fue una tontería pero a mí me hizo ilusión, que algo que invente para ahorrarme tiempo acabara siendo usado por todos en esa cocina.






domingo, 21 de abril de 2013

El RASTRILLO sueco:


Ya nos queda poco tiempo en Estocolmo, antes de mudarnos a Malmö, en el sur de Suecia, a 20 minutos de Copenhague. Por lo tanto, estamos aprovechando para hacer turismo y ver las ciudades de alrededor. Este fin de semana me ha tocado descansar y Karin a preparo todo para que fuéramos a visitar Uppsala:  

Es la cuarta ciudad más grande de Suecia después de Estocolmo, Gotemburgo y Malmö. Está atravesada por el río Fyris, que ha sido vital para la ciudad y sus habitantes, cuando llegamos estaban haciendo una competición de kayak en el. Es pequeño pero con mucha fuerza, atraviesa todo el casco antiguo de la ciudad y sus aguas son de un color marrón sucio.


 La ciudad es sede de la universidad más antigua de Escandinavia, la Universidad de Uppsala, fundada en 1477. En esta universidad han estudiado o trabajado numerosas personalidades suecas, como el político Dag Hammarskjöld, el biólogo Carl von Linné, el físico Anders Celsius, y el químico Jöns Jacob Berzelius. "Carl Linnaeus", inventor de la clasificación taxonómica moderna de plantas, es uno de los eruditos con más renombre de esta universidad, vivió en Uppsala durante muchos años. Se pueden visitar la tumba de Linneo en la catedral de Uppsala y también su casa, convertida hoy en museo. Los restos de otras conocidas personalidades suecas están enterradas también en la Catedral de Uppsala, entre ellas el rey Gustavo I de Suecia y el filósofo Emanuel Swedenborg.


En 1702, la ciudad sufrió un fuerte incendio del que resultó muy dañada. Durante las décadas de los sesenta y los setenta, debido al desconocimiento del valor histórico y cultural, se demolieron muchos edificios antiguos de la ciudad. La Catedral de Uppsala, de estilo gótico, es la catedral más grande del norte de Europa, con torres que alcanzan los 118 m. Tiene 141.339 habitantes.



Después del momento Wikipedia, me recuerda esto a mi época de estudiante, cuando en el colegio te mandaban un trabajo y lo que hacías era copiar el artículo de la encarta y cambiarle palabras para que pareciera tuyo, cosa que nunca colaba, porque a la profesora le llegaban otros 10 iguales jejeje. Pero aquí no os voy a mentir, los datos sobre la ciudad son míos 100%

Era obligatorio visitar esta ciudad, a 40 minutos en el tren regional, que sale de “Stockholm central”, también puedes llegar en autobús o en “pendeltag” es un metro. El tren nos costó 164 coronas ida y vuelta por persona, unos 18 euros aprox.

Cuando llegamos, nos acercamos a la oficina de turismo, que se encuentra justo enfrente de la estación, allí nos dieron un mapa y nos marcaron los sitios más interesantes para visitar, también nos comentó, que cada sábado allí cerca, se ponía un mercadillo “vintage” que merecía la pena ir a verlo. Nos llamó mucho la atención como lo había descrito y fuimos corriendo a verlo. Cuando llegamos y vimos lo que realmente era, nos quedamos mirando sin saber que decir, mira que buscábamos el aire “vintage” por todas partes, pero allí no se encontraba, la forma mejor de describirla es: CHARCO DE LA PAVA o RASTRO DE MADRID.




Eran un par de mesas mal puestas, llenas de cosas de segunda mano: candelabros, prismáticos, juguetes, tazas, porcelana, etc. Los más humildes ni ponían mesas, directamente una tela en el suelo y toda su mercancía sobre ella. Había percheros llenos de abrigos y ropas segundo, tercera y cuarta mano. En vez de películas piratas, tenían originales en DVD y VHS, BETA ya no sé, tenían hasta casetes de música, los dvds no eran últimos blockbusters, si no grandes clásicos de los 80´s y 90´s: “Timecop”, “Anaconda”, “Scream pero la 3” y muchas películas suecas, que no conocía, menos los volúmenes saltados de “Pipi Calzas largas”. La oferta a mi gusto era cara: 5 dvd´s por 10 euros y sin subtítulos en español. Lo que más nostalgia me dio fue el puesto de verduras al por mayor, igualito que en el charco de la pava, en vez de ser un gitano el que te lo pesaba aquí eran unos asiáticos: chinos. En este puesto por lo menos tenían los precios puestos, valían todos sus productos la mitad que en el supermercado.





 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Qué recuerdos me trajo este rastrillo, era igualito que mi querido Charco de la pava, al que tantos fines de semana iba a comprar películas mal grabadas del cine, con el fondo de estornudos, niños llorando o las sombra en la pantalla de alguien pasando, me estoy poniendo nostálgico disculpad. A un euro valían y si comprabas cinco te regalaban otra, además la dependienta era tan simpática, que te decía: “SI NO TE FUNCIONA, TU VEN A VERME LA SEMANA QUE VIENE QUE YO TE LA CAMBIO POR OTRA” como para encontrarla la semana que siguiente, ya había volao. Lo mejor eran las sorpresas, era igual que los kínder huevo, nunca sabias que te ibas a encontrar dentro de cada disco, unas veces era esa película pero doblada en sudamericano, otras veces era otra completamente distinta y si tenías mucha suerte, era una porno y si no tenías tanta, era porno GAY.




Pero al final nos lo pasamos genial, no parábamos de mirar, preguntar precios por las cosas más feas posibles y buscar souvenirs para nuestros “mejores amigos”. Después de ese ratito de risas echado, decidimos ir al centro de la ciudad para  visitar el casco antiguo.

Pero eso será otra entrada…